Centro de Desarrollo de Micro y Pequeñas Empresas de la Universidad Dr. José Matías Delgado

Alcanzando mis Metas

By on Mar 13, 2014

Blanco

Cuenta una leyenda,  que un hombre visitó un pueblo un tanto peculiar. Este pueblo conducía a una aldea en donde mucho se hablaba del hombre con la mejor puntería, aunque nadie pudiera observar sus hazañas. Cierto día, el hombre visitante encontró un camino dentro del bosque, en donde en efecto vio como cada árbol tenía una flecha clavada justo en medio de una diana, haciendo de cada flecha un tiro perfecto. El visitante intrigado, se reunió con el responsable de tal hazaña y al preguntarle cómo lograba tiros tan perfectos, este le dijo: te contaré un secreto, las flechas caen en cualquier lugar, luego corro y dibujo al centro de la flecha una perfecta diana que me asegure tal puntería.

Con esta leyenda deseo que nos preguntemos ¿Cuántos de nosotros sabemos lo que queremos? ¿Cuántos de nosotros vivimos cada día con un objetivo claro de lo que esperamos haber obtenido?

En estos tiempos donde todos vivimos con muchas ocupaciones y sentimos que el tiempo no nos alcanza, es fundamental fijarnos metas, saber ¿por qué hacemos lo que hacemos? ¿Para que lo hacemos? qué esperamos obtener al final de cada actividad que realizamos.

Para poder responder todas esas incógnitas debemos fijarnos Metas.

Las metas son todo lo que nosotros deseamos, y nos apoyamos en las tareas para alcanzar esos deseos. Muchas veces hemos tenido que abandonar una meta porque orientamos la meta a los problemas y no hacia lo que deseamos. Un ejemplo claro de esto es cuando escuchamos a alguien que tiene como meta “llegar temprano a su trabajo”, pero inmediatamente piensa en como el trafico le impedirá siempre a llegar temprano. En lugar de pensar en los beneficios que tendría si llegara temprano a trabajar.

Para que nuestras metas sean alcanzables podemos utilizar estos seis principios.

1) Hagamos un plan de acción ¿Qué debo hacer para alcanzarlo?

2) Midamos el progreso ¿Cómo se que estoy avanzando?

3) Pongámonos metas desafiantes y especificas ¿Hasta qué punto controlo ese objetivo?

4) Revisemos que recursos tenemos para alcanzar la meta ¿Qué necesito para lograrlo?

5) Di lo que quieres, no lo que quieres evitar ¿Qué quiero en lugar de lo que tengo?

6) Contabilicemos el costo del triunfo ¿Estoy dispuesto a pagar ese precio?

Al seguir cada uno de estos principios, podemos ver como avanzamos a nuestra meta y como a lo que en un principio le teníamos cierto miedo, vemos que no es lo que pensamos y que solamente cuando lo hacemos, comprobamos que si podemos lograrlo.

Para finalizar quiero preguntarte ¿Qué podrías hacer si no tuvieras miedo?